Loading...
Buscar

No sé en qué momento mi memoria se ha quedado por el camino. Algún día empecé a tener problemas para estudiar, acordarme de lo que tengo que hacer. O recordar los nombres de las personas o el lugar donde dejo algún objeto. No sé si empezó con el diagnóstico. Si antes ya era tan despistada, si he tenido épocas, o si ahora estoy en un punto y aparte. Tampoco sé, si estos despistes han sido progresivos a lo largo de los años. Lo que era algo anecdótico, se ha convertido en algo un poco más preocupante y que me lleva a situaciones absurdas. Pero ahora me he dado cuenta de que algo no va tan bien como antes. Es como si una parte de mi cerebro no estuviese ahí, se hubiese apagado y existiese un vacío enorme con el que no logro conectar.

Estas son algunas de las situaciones absurdas e incómodas. Que me llevan a situaciones difíciles de entender por parte del resto y complicadas de gestionar para mí.

Estudiar

Mis problemas de estudio son más que evidentes. Incapaz de memorizar, de recordar lo estudiado, por más que repito, que lo escribo y que lo intento. Esta situación me tiene bastante desanimada con respecto a poder prepararme unas oposiciones de una manera decente. No veo factible aprenderme entre veinte y veinticinco temas, lo veo imposible por mucho empeño que ponga y muchas técnicas de estudio que aplique. Hace años también me costaba por la visión. Utilicé la memoria auditiva para estudiar, pero ahora añado ese apagón en mi cerebro que hace que esta tarea se complique aún más. Lo seguiré intentando, porque mi conciencia no me dicta otra cosa, pero siendo realistas, con pocas posibilidades, y muchas menos que el resto.

Caras

Una de las novedades de este periodo es que no reconozco las caras de las personas o no me acuerdo de sus nombres. Si son personas que conozco hace mucho mucho tiempo, probablemente sí. Pero gente que he conocido este año, mamás, papás, compañeros del colegio de Nora, compañeras del curso de preparación al parto, me cuesta reconocerles. No me acuerdo de sus nombres, de la mayoría de caras sí. Pero no relaciono a los papás y mamás con sus respectivos hijos con los que me cruzo todos los días.

Ellos nos saludan efusivamente, con el nombre de Nora, y yo les contesto con un «Hola, ¿qué tal?» porque no recuerdo el nombre del niño o niña y no quiero meter la pata. Para referirme a todos ellos, uso alguna característica: la que trabaja en X, el niño rubio o el de la cazadora de X marca. Incluso en el curso de preparación, he coincidido con una vecina, que debo saludar en el portal. No me había dado cuenta de que compartíamos ese curso, hasta que se encontró con mi marido y le dijo que íbamos juntas.

A otra mujer del curso, le advertí que si nos cruzábamos y no le saludaba que me dijese algo, que era muy despistada. Efectivamente, así fue. Ayer me la encontré, estuvimos hablando un rato porque ella me saludó, si no, hubiese sido otra cara perdida en el vacío de mi memoria.

¿Qué hago para evitar el deterioro cognitivo?

En lo que respecta a mi entrenamiento para evitar un deterioro. Lo mismo de siempre:  leer, hablar en público, escribir, estructurar temas en mi cabeza y organizarlos. Quizá donde lo haya notado más, ha sido en las dos primeras tareas. La facilidad con la que me olvido ciertos episodios o conjunto de líneas del libro. O el lío que me hago cuando quiero expresar algo y no encuentro las palabras adecuadas. Aún así, seguiré practicando mi memoria, porque es la única manera de mejorar o no empeorar.

¿Y ahora qué?

Hace tiempo me sometí al test de una neuropsicóloga con un deterioro leve. Así que voy a esperar a la próxima revisión, si sigo en la misma línea se lo comentaré a la neuróloga y que ella decida la manera de abordarlo.

28 Replies to “Un vacío en mi cabeza llamado memoria”

  1. Montse Cañedo says: 23/01/2018 at 08:17

    Eso mismo me pasa a mi.
    No recuerdo los nombres y se me olvidan momentos y conversaciones que he tenido hace poco.
    Tengo que escuchar cosas como, ya te lo dije; Ya me lo has dicho antes.
    No recuerdo el título de la película que estoy viendo ó el título del libro que estoy leyendo. Y todas esas situaciones me hacen sentir mal.

  2. Enrique says: 23/01/2018 at 09:57

    Hola, tengo esos problemas de memoria aunque puedo memorizar textos, tocar partituras de memoria……, pero olvido adjetivos, verbos…en una conversación o cuando voy conduciendo no recuerdo bien por donde se va a según que sitio

  3. Javi says: 23/01/2018 at 10:52

    Ya somos dos. He leído tu artículo y me he puesto a llorar. Con eso lo digo todo.

    1. Sara says: 23/01/2018 at 18:11

      Yo también

      1. Paula Bornachea says: 24/01/2018 at 11:37

        Vaya! No lo pretendía 🙁

  4. Belén says: 23/01/2018 at 11:25

    Así es nuestra amiga de por vida, yo digo que es una envidiosa y que no me deja acordarme de detalles por envidiosa que es, así no me desanimo mucho más pero, la mala memoria es algo que a mí también me desanima mucho…¡¡ánimo!!

  5. Antonio says: 23/01/2018 at 11:52

    Creo que esta faceta de nuestra compañera es la más siniestra y la más difícil de comprender.

    ¡Mucho ánimo Paula y resto de compañeros escleróticos!

  6. Mary says: 23/01/2018 at 12:22

    Uffff, como os entiendo, el gran problema es que se me olvidan cosas muy simples, por ejemplo en el trabajo, hacer pagos, llamadas, no se a donde me va a llevar esto, me tiene muy obsesionada, soy administrativo, llevo dos empresas totalmente, si no valgo para esto que voy a poder hacer….animo a todos.

    1. Helena says: 23/01/2018 at 13:59

      Ánimo! A veces es estrés, tener muchos pendientes que resolver. Y a la mayoría de las personas les pasa, aunque no tenga la múltiple, que en ocasiones recuerda la cara pero no el nombre, o al revés a veces el nombre pero no la cara. es más de lateralidad cerebral quien tiene más tendencia a usar que hemisferio el derecho o izquierdo. Pues suerte y ojalá mejores. .

      1. Vani says: 29/01/2018 at 18:56

        Que cansada estoy de escuchar eso le pasa a todo el mundo

    2. Paula Bornachea says: 24/01/2018 at 11:38

      Para apuntar muchas cosas (casi todo), utilizo cuadernos, las notas del móvil, … ¿lo has probado? Yo no puedo vivir sin mi agenda!

  7. Myriam says: 23/01/2018 at 16:59

    Hola Paula. Es cierto lo que dices, la afectación cognitiva es un síntoma de la esclerosis múltiple difícil de llevar, de explicar y de entender. Somos «torpes», «despistados», «no nos concentramos», «olvidadizos»… como si fueran rasgos de nuestro carácter… y no. No es así. La esclerosis múltiple también nos afecta a nivel cognitivo, pero ni siquiera nosotros como personas que padecemos la enfermedad somos conscientes de que tenemos que ir al «fisio del cerebro» para evitar ese deterioro, para estimular el desarrollo cognitivo.

    En las asociaciones de pacientes se trabaja mucho este aspecto (al menos en las que yo conozco sí), pero las personas demandan el servicio cuando el problema ya es muy evidente o grave y no debería ser así. Igual que prevenimos la fatiga, los brotes y demás, deberíamos prevenir la afectación cognitiva trabajándola de la mano de un neuropsicólogo que sepa qué es lo que nos está pasando.

    En Cartagena (de España, que luego se me confunden), trabajamos en talleres grupales y de forma individual, con materiales manipulativos y con una plataforma online que va ajustando los niveles de dificultad de los ejercicios en función del estado de la persona, pero siempre evaluados por una neuropsicóloga y supervisados y guiados por ella. Se trabajan aspectos como la memoria de trabajo, la resolución de problemas, la planificación, el razonamiento, la flexibilidad, la inhibición, la toma de decisiones, la estimación temporal, la multitarea, la orientación, la atención, las habilidades visuoespaciales, la cognición social, praxias (movimientos organizados que realizamos para llevar a cabo un plan o alcanzar un objetivo), gnosias (capacidad que tiene el cerebro para reconocer información previamente aprendida como pueden ser objetos, personas o lugares a través de nuestros sentidos)…

    Como veis, son muchos aspectos los que trabaja nuestro cerebro y que pueden verse afectados por la enfermedad. Siempre es mejor prevenir que curar, así que os animo a que os acerquéis a vuestra asociación de pacientes de referencia y pregunteis por los programas de estimulación cognitiva. Hay que empezar cuanto antes.

  8. Antonio says: 23/01/2018 at 17:03

    Paula llevo un año trabajando en la recepción de una policlinica y «vaya año» nunca me había pasado ser tan «despistado», es una cosa que hay días que me llegó a cabrear conmigo mismo mucho.
    Desde como dices, los nombres de las personas es un campo imposible ( no se si será por que hay muchos iguales, pero yo he tomado una pequeña solución para mi, Que los distingo mejor por los apellidos )
    Que contar de las cosas, como me mandes hacer 3 tontas, no he terminando de hacer la 1° cuando no me acuerdo de la segunda, así que imagina la 3° jajaja pero bueno… papel y boli e intentar apuntar el máximo de cosas posible.

  9. Sara says: 23/01/2018 at 18:08

    Yo estoy exactamente igual Paula. Y al principio creía que era despistada pero cada vez es peor. No consigo recordar la cara y el nombre de los compañeros de trabajo que no son los más cercanos, y llevo unos años en el mismo trabajo. Me despisto viendo pelis o incluso en conversaciones. Me cuesta estudiar por falta de concentración y falta de memoria a corto plazo. Y me pregunto qué hacer, porque ya leo, intento estudiar, … y tengo treinta y tanto años.

  10. Jacinta Levit says: 23/01/2018 at 19:49

    Yo ahora confundo las caras y me cuesta mucho darme cuenta si la persona que viene por la calle es la que estoy pensando o una parecida, a veces es cómico porque piensas ¿tengo que saludar o no? Hablar también es difícil, construyendo frases imposibles, bloquearme y tener que empezar de nuevo. Esto es el día a día y cada uno de estos nos encontramos con una cosa nueva. Paciencia que estamos muy cerca, eso quiero creer

  11. maceral says: 23/01/2018 at 21:09

    A mí también me pasa. No asocio nombres y caras. Cuando me cambiaron a la enfermera subí con ella en el ascensor y no la conocí. Después salió a llamarme y me di cuenta que antes estaba en el ascensor por los pendientes.

    1. Monica says: 23/01/2018 at 21:45

      Maceral un detalle positivo… recordabas sus pendientes!

  12. Sissi Gonzalez Herrero says: 23/01/2018 at 21:35

    Hola, al parecer no estoy sola en esto. Como a ti, mi memoria empezó hace un tiempo a jugarme malas pasadas, y me suceden cosas muy similares a las que te ocurren a ti.Es de las cosas que peor llevo de los efectos de esta enfermedad, me frustra y desanima muchísimo. Afecta a mi vida cotidiana de un modo directo, esa especie de niebla mental que,casi a diario, se presenta de un modo muy inoportuno, justo cuando tienes que acordarte de algo concreto, cuando tienes mas actividad mental, mas tareas que realizar, es como si mi mente protestara por hacerla trabajar tanto. Trato de no agobiarme pero es difícil. Habra que tener paciencia y esperar que descubran algo pronto, algo que nos solucione estos problemas que, ademas, son difíciles de hacer entender a los demás. Suerte en el camino.

  13. Marta Celestino Lalanda says: 23/01/2018 at 22:03

    Qué identificada me siento!!! Yo lo que peor llevo es que no soy capaz de expresarme sin que me falten las palabras. Lo único bueno es que todo es nuevo otra vez :vuelvo a disfrutar de películas que ya había visto, lugares que ya había visitado, experiencias que ya había vivido, pues solo me queda un leve recuerdo de ello

  14. Maria G. says: 23/01/2018 at 22:53

    El deterioro cognitivo lo llevo fatal, las caras las veo planas por llamarlo de alguna forma, no reconozco a la mayoria, en la compra se me olvida los nombres de las cosas a pesar de llevar todo apuntado y ni siquiera sé como describirlos, aparte de esa gran laguna en lo que es mi vida, solo tengo recuerdos puntuales que van y vienen…me cuesta hasta recordar la fecha de nacimiento de mis hijos….muy injusto todo esto que nos pasa

  15. joaquim says: 24/01/2018 at 09:40

    ufff, como me suena eso que explicas… Hola, me llamo joaquim, tengo 39 años, y seguro que si me cruzo contigo no te reconozco 😉 leo, leo y leo… sí, pero seguiré escuchandote, repitiendolo todo . Soy, o era desarrollador de software (intento comunicarme con las máquinas) ; y algo que antes realizaba instintivamente, ahora es un problema. Soy discapacitado físico, y psíquico (aunque no se vea, problemas 1000…).Pero y la de estrategias que buscas, pruebas, y te enriquecen ; y que para el resto de la humanidad ni están ahí. Seguramente tu visión del mundo ahora es más amplia. Tengo un grado de discapacidad del 81%,un hijo de 7 años, osea que te puedes hacer una idea de mis pruebas diarias, dificultades diarias, etc, etc… pero sigue aprendiendo,Eduardo Galeano tiene un aforismo genial «somos los que hacemos para cambiar lo que somos»… gracias por escribir lo que ha muchos nos cuesta expresar… gracias

    1. Veronica says: 24/01/2018 at 11:26

      Antes de ser diagnosticada, me preocupaba mi falta de memoria. Me recordaban momentos , que ni siquiera pensaba haberlos vividos.Tenia muchas lagunas. Llevo solo 1 año y dicen q mi enfermedad está dormida, pero me
      Sigue costanto recordar , libros, peliculas y cursos estudiados. No se que hacer para ejercitarla y mejorar.

      1. Paula Bornachea says: 24/01/2018 at 11:42

        Lo mejor es que hables con el neurólogo, y después de una serie de pruebas, te digan la manera de qué puedes ejercitarte. Lo más básico es leer, escribir, crucigramas, puzzles, hablar en público, juegos cognitivos, etc…

  16. Ángela Ortiz says: 25/01/2018 at 11:47

    Hola a todos mis compañeros de «escleropiña». He leído cada uno de los comentarios atentamente. Yo desde mi punto de vista quiero decir que sí, que tenemos problemas cognitivos, en algunos más graves que en otros. Pero también creo que al ser conscientes de lo que engloba nuestra enfermedad, somos muy exigentes con nosotros mismos y siempre nos estamos poniendo a prueba. Queremos que todo nos salga a la perfección y si no es así, nos preocupamos mucho más que cualquier otra persona sin esclerosis. Conozco a mucha gente sin EM con esos fallos: un camarero que me atiende cada mañana durante meses y no recuerda ponerme sacarina en vez de azúcar, alguna amiga que no es capaz de formar una frase bien estructurada, familiares que cuando me llaman mencionan tres o cuatro nombres diferentes antes de decirme el que me corresponde…..y ninguno de ellos se alarma, pero nosotros ponemos el grito en el cielo si nos ocurre algo parecido. Con todo esto quiero decir que aunque el fallo cognitivo es algo que nos acompaña, debemos relajarnos un poco y no ser demasiado alarmistas, porque la gran mayoría que nos rodea tienen también esos mismos problemas y no ponen el grito en el cielo como nosotros hacemos. Seamos más pacientes, más tolerantes y más benévolos con nuestro cuerpo y nuestra mente. Será incluso más saludable. Seguimos y seguiremos en las trincheras. Abrazos múltiples !!!

  17. Vanessa says: 30/01/2018 at 11:22

    Hola Paula! Muchas gracias por compartir tu experiencia y no dejarnos sentir solos e incomprendidos en esto del deterioro cognitivo. Yo antes lo achacaba a mi despiste o falta de atención, pero ya es más que evidente que es un problema.
    Vivo en Alemania y estoy haciendo un tratamiento, dentro del cual ofrecen BeKo Training: «Bewegungs- und Kognitions- (Gedächtnis)-Training «BeKo-Train».
    Consiste en ejercicios de coordinación corporal y cognitivos al mismo tiempo. Por ejemplo, hacemos un corro, nos tiramos una pelota diciendo nuestro nombre y luego hay que lanzarla diciendo el nombre del destinatario… Y así muchos más… Al principio solo quería salir corriendo de la clase y echarme a llorar… Pero con las clases y según nos animaban los terapeutas, iba mejorando. Es otra forma de ejercitarnos. Os animo a buscar algo en esta línea y que lo probéis.
    Un abrazo fuerte!

  18. Vero Carbajal says: 13/02/2018 at 16:44

    Hace tiempo no se consideraba el deterioro cognitivo como síntoma de la EM, es recien que se empieza a relacionar aunque no se conoce como ocurre (como todo alrededor de la EM!), es algo que me hace más difícil las pequeñas cosas de cada día y aunque trato de ocuparme más que preocuparme, es inevitable no sentir angustia por la perspectiva de un futuro más sombrío. En mi experiencia compruebo que el ejercicio físico ayuda mucho, así como la meditación y entrenamientos mentales (esta es mi favorita: https://www.activalamente.com/). Participo en algunos estudios para evaluar el deterioro cognitivo en pacientes de EM desde hace tres años, y me están recomendando (siempre bajo prescripcion médica) el uso de medicamentos tipo Nuvigil o Metilfenidato pero tengo un cierto recelo a utilizarlos, aunque últimamente lo estoy considerando por las dificultades que paso en el trabajo (soy informática y vaya susto cuando borré una base de datos completa!)… se los han indicado sus médicos? alguien los ha utilizado?
    Saludos desde México
    PD: Ah, y yo tampoco puedo vivir sin mi agenda y un cuaderno de notas, ayudan mucho!

  19. Karina says: 17/11/2018 at 21:01

    Karina
    Acuse a mi familia de abrir un paquete de alfajores y comerse uno ( eran para regalar a unos amigos) todos desmintieron con sinceridad haberselo comido, son adultos y no es un delito. asi que deduzco que yo lo hice acompañada de mi EM!!!
    No sé ni cuando ni como pasó en el lapso de 2 días. Confirma una sospecha que tengo de hacer cosas y que no queden huellas en mi memoria…
    En casa minimizan lo.sucedido, pero es taan frustrante..

  20. La historia de mis síntomas de la esclerosis múltiple - Una de cada mil says: 23/04/2019 at 18:48

    […] deterioro cognitivo en la esclerosis múltiple, consiste en que la velocidad de procesamiento sea más lenta de lo […]

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.