Loading...
Buscar

Probablemente haya cambiado de parecer con respecto a está afirmación a lo largo de estos años. Pero a día de hoy siento que no tengo nada que agradecer a la esclerosis múltiple. Es más, si pudiera -ahora mismo- deshacerme de ella, lo haría encantada.

Si a alguien tengo que agradecer, es a mí misma

Siento que todo lo positivo que me ha pasado ha sido gracias a mí. A mi personalidad, a mis decisiones, a mis circunstancias y a mis ganas de seguir hacia delante. Ella es una de mis circunstancias, y no puedo concederle más protagonismo del que tiene en mi vida. Ni hacerlo por encima de mí, agradeciéndole lo que soy. Ella no me ha enseñado nada, soy yo la que he aprendido.

Siempre he intentado ver el lado bueno de las cosas, pero todo lo que me ha pasado también ha tenido su lado más amargo. Vivo con síntomas, con dolor, con secuelas y con una medicación que me pongo porque no quiero estar peor y no me queda más remedio. Y aunque prevalezca lo bueno. No puedo olvidar todo esto, ni el miedo, la angustia o el sufrimiento de ciertos momentos. Así como todo lo que he dejado por el camino, y sigo haciendo, como esos momentos perdidos que son los que más me pesan.

Soy muy feliz con la vida que he ido construyendo. Podría mejorar en algunos aspectos, pero a grandes rasgos estoy contenta, aunque también tengo mis días grises y malas épocas.  Con el diagnóstico o en ciertos malos momentos, no me imaginé que iba a llegar a este punto. Quizá esta ahí la clave, que no te esperas cierta felicidad con una enfermedad, ni las ganas por seguir hacia delante.

Nada que agradecer a la esclerosis múltiple.

Las decisiones

Si retrocedo a la primera gran decisión que me ha llevado hasta mis días actuales, fue mi cambio de trabajo. Tardé casi un año en tomarla. Tiré por la borda mi futura carrera profesional y parte de mis sueños de por aquel entonces. Lo pasé mal, muy mal y fue muy duro. Ese momento se convirtió en el primero por intentar mejorar mi calidad de vida, algo que la esclerosis múltiple me había quitado. Después el cúmulo de decisiones, me llevaron a Cantabria, a conocer a mi marido, a formar una familia, a abrir este espacio, … Y todas ellas, han sido porque he querido. Porque me apetecía, por seguir con mi vida, por sacar el lado bueno, porque me hacía ilusión o porque me daba la gana. La enfermedad solo ha sido una razón más, un medio, un punto en común u otra circunstancia. Pero siempre ha sido Paula, la que ha estado detrás de cada momento, decisión o época, para lo bueno, y también para lo malo.

Lo que soy, es gracias a mí. Por mi valentía, mi tesón, mis ganas de mejorar, de enfrentarme a ciertas situaciones, de pelear o mi ilusión por aprender. Nadie más se merece ese papel principal en una vida que es solamente mía, no de la esclerosis múltiple.

No, no tengo nada que agradecer.

9 Replies to “No tengo nada que agradecer a la esclerosis múltiple”

  1. Lola la esclerótica says: 09/01/2018 at 09:51

    Hola preciosa!.
    Me encanta esta nueva entrada!!!.
    Yo pienso como tú, protagonismo el justo y necesario.

    A mí me costó justo el tiempo qué pasé haciendo pruebas hasta que me dieron el diagnóstico final, para tomar la decisión y salir del pozo del y porqué a mí, y del que voy a hacer con mí vida y de toda esa nube negra que aparece de repente en nuestras vidas.
    Muchas son las cosas que me han ocurrido desde su diagnóstico y muchas son las situaciones en las qué he tenido que luchar y mucho, pero como bien dices la eM no era un condicionante o una razón primera. Siempre la tengo amenazada, ahí, dentro de el armario que he diseñado a medida para ella en el recuerdo.
    Intento esforzarme al máximo por disfrutar de mí familia, por no estar cansada, por seguir estando en forma, por seguir trabajando igual que mis compañeros y en innumerables situaciones, que son cotidianas para la gran parte de la humanidad. Pero como bien dices es inevitable pensar en el futuro y en si me voy a tener que comer mis palabras y tener qué agradecer que no esté peor o qué me haya seguido respetando como hasta ahora.

    De momento yo voy funcionando así, ya hablaremos dentro de unos años. A ver qué punto de protagonismo tiene entonces y si es gratitud u odio, lo qué desprendo hacia ella.

    Un besote.

  2. Mercedes says: 09/01/2018 at 12:17

    Hola Paula, soy Mercedes!, BAsicamente estoy de acuerdo con tu afirmación, yo sin vanidad alguna también me la quiero aplicar! Desde 2009 estoy diagnosticada y ya un año antes, tuve un gran brote. Yo no he recibido la EM como una lección de vida, pero indudablemente te lleva a conocerte mejor y trabajar en ti como persona.
    Gracias por compartir tus experiencias y sensaciones y muchas felicidades por tu Blog.

    Un fuerte Abrazo, M.

  3. Monica says: 09/01/2018 at 16:34

    Hola Paula
    Soy Monica una chica de Barcelona, llevo un mes bueno menos de un mes diagnoticada…
    Te leo hace mas de dos meses, que fue cuando empecé con diplopia y desde entonces tengo cosillas raras, en el ojo izquierdo tengo como un escotoma ( creo que se dice asi) aunque doy gracias q no me impide mucho el ver bien…
    Aun no me estan medicando pero empezaré de aqui muy poco con tysabri y bueno desde que se barajaba que podia tener esclerosis múltiple, pues no salgo del hoyo y luego la medicación tb me asusta mucho…
    Solo decirte que me animaste muchisimo porque cuentas las cosas con naturalidad y bueno solo agradecerte todo lo que nos cuentas y los animos y todo… mil gracias! Un abrazo

    1. Paula Bornachea says: 11/01/2018 at 12:07

      Hola Mónica,
      No te preocupes, los primeros momentos después del diagnóstico son complicados, date tiempo, ten paciencia y cuídate mucho.
      Me alegro que te haya podido animar. Espero que vaya muy bien con el tratamiento.
      Cualquier cosa, aquí nos tienes 😉
      Un fuerte abrazo!

      1. Monica says: 13/01/2018 at 13:41

        Muchas gracias Paula! He visto que seras mama, espero que todo vaya genial…un abrazo muy fuerte .

  4. Angela says: 10/01/2018 at 00:24

    Hola Paula, indudablemente, para mi eres una persona muy especial. Independiente de que tengas EM, yo estoy segura de que hubieras destacado en cualquier cosa q te hubieras propuesto, en tu vida, y sabes porque? Por tu aptitud!!
    Sigue así, un abrazo!

  5. Marta says: 10/01/2018 at 16:20

    Me gusta muchísimo lo que has escrito. Parece que está de moda ese positivismo extremo por no querer aceptar que en la vida pasan cosas malas, y hasta a las peores estamos obligados a sacarle el jugo y a agradecerles lo mucho que nos han cambiado. Tu texto me recuerda mucho a unas declaraciones polémicas de una mamá con un hijo con Sed. de Down que dijo que si pudiera «apretaba un botón» para quitarle la enfermedad a su niño. Se le echaron encima un aluvión de padres argumentando todo lo positivo y la bendición que era tener un hijo con esta enfermedad.Mucho daño ha hecho «mr. Wonderful». Sigue hacia adelante y viviendo momentos felices a pesar de tener la enfermedad. Un beso

  6. Nuria says: 12/01/2018 at 11:17

    Hola Paula, yo llevo diagnósticada desde el 2006 aunque con ella desde hace unos cuantos años más, y no puedo estar más deacuerdo con tu entrada, yo no creo que tenga nada que agradecerle a al a esclerosis si he llegado a donde estoy y soy la persona que soy hoy en día es por mi, jo por una enfermedad que a mi lo que me ha traido sobre todo es mucho miedo e incertidumbre, sé que hay cosas peores pero esta es la que me ha tocado a mí.Parece que de todo hay que sacar algo bueno pero yo sinceramente todavía no se lo he encontrado a la esclerosis.
    Gracias por tus entradas son de gran utilidad.

  7. Adriana says: 18/01/2018 at 11:17

    Hola Paula, te he escrito en varias oportunidades. Ambas tenemos esclerosis múltiple (yo desde hace 20 años), sin embargo tenemos muchas opiniones diferentes. En mi caso sí le agradezco mucho a la esclerosis múltiple, ha sido una maestra exigente pero precisa, efectiva. A pesar de que me ha costado, he pasado momentos muy duros y que no le recomiendo a nadie, gracias a todas esas vivencias soy quien soy, sin la esclerosis múltiple no hubiese descubierto mi pasión: el yoga y ayudar a las personas a través del coaching. No hubiera descubierto de todo lo que soy capaz y no hubiese aprendido cuáles son mis límites, ni mis capacidades. Además no habría conocido a muchísima gente maravillosa que he conocido gracias a las esclerosis múltiple. Agradezco a la esclerosis múltiple y agradezco a la vida todos los aprendizajes que he obtenido en este tiempo de convivencia. Un saludo y como siempre te deseo lo mejor, mucha felicidad y salud. Adriana

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.