Loading...
Buscar

Hace diez años que me diagnosticaron esclerosis múltiple. Como pasa el tiempo, ¡qué distinta es mi vida desde entonces! En esos primeros momentos, lo primero que pensé es que iba a necesitar una ayuda técnica para andar, concretamente una silla de ruedas, y creí que eso era lo peor que me podía pasar. Actualmente, me pregunto si esa situación que me imaginé, realmente es lo peor que me puede traer la esclerosis múltiple.

También creí que iba a ser el fin. El fin de todo, de toda mi vida. Desde luego que ha habido muchas cosas que he dejado por el camino, que no entraban en mis planes dejarlas ir, pero me he ido adaptando a las circunstancias y anticipándome a algunas situaciones cruciales como cambiarme de trabajo. Al principio, lo pasé muy muy mal, lloré mucho y me deprimí, menos mal que busqué ayuda con una psicológa dos semanas después del diagnótico, porque sin esa guía hubiese ido todo muchísimo peor. Después de dos años, todo empezó a rodar, asumí la enfermedad, la acepté como compañera de vida, me acostumbré y fui aprendidendo a cómo gestionarla. Además, hice borrón y cuenta nueva, cambié de ciudad y de trabajo. Volví a empezar una nueva vida con esclerosis múltiple.

A partir de asumir todo ese proceso, he tenido mis subidas y bajadas, mis épocas mejores y peores, mis épocas de rebeldía, de conformismo, momentos de incertidumbre, sentimientos encontrados, y en general, mucha intensidad en cada momento vivido. Tener una persona a mi lado amable, alegre y práctica ha sido un gran aliciente para seguir hacia delante a pesar de los obstáculos.

Los aspectos de mi vida que más se han visto perjudicados son: el trabajo, el ocio y las relaciones personales. Con el trabajo tengo una relación de amor-odio, quiero trabajar, para mí tiene sus ventajas -especialmente emocionales y sociales- pero también me pregunto hasta qué punto me cuesta la salud. El ocio es mi última prioridad, si voy a hacer algo especial, tiene que ser planificado con mucha antelación y en contadas ocasiones, me supone un gran esfuerzo y mucho tiempo de descanso antes y depués que no siempre merece la pena. Por último, con las relaciones personales me he metido en una concha y cada vez soy más y más introvertida, algo de lo que no me siento orgullosa pero que no puedo evitar.

Lo que peor llevo físicamente es la fatiga, que mi mano izquiera parezca de plastilina y los problemas cognitivos. De las demás secuelas (visuales, sensitivas, pérdida fuerza, …), pues las voy sorteando como puedo, quizá porque estoy más acostumbrada, sé gestionarlas mejor y emocionalmente, no me afectan tanto.

Soy como soy, por las circunstancias vividas, la esclerosis múltiple ha sido una más, bastante importante pero no la única, la maternidad por ejemplo, me ha marcado mucho más. La enfermedad me ha servido de conexión para crear un precioso espacio, conocer a personas maravillosas, ayudar a otras e intentar llevar a cabo proyectos bonitos que puedan aportar. De hecho, muchas veces me pregunto porqué no empecé el blog antes, aunque en realidad, sé que no estaba preparada.

Actualmente, me gusta mi vida, soy feliz con la familia que tengo, ellos son mi energía para seguir. Intento mejorar, estar bien, aunque siga haciendo concesiones a la esclerosis múltiple, adaptándome y gestionando todas las emociones que me provoca, día tras día.

Así que no, mi vida no es como me la imaginé en esos primeros días después del diagnóstico, no me percaté que mi vida iba a continuar, que de alguna manera iba a seguir viviendo.

One Reply to “Una década con esclerosis múltiple”

  1. Manoli says: 26/12/2018 at 23:16

    Y pasarán diez más y todo será diferente a como te lo puedas imaginar ahora,lo importante es tener a alguien que te de aliento,apoyo y fuerza para seguir adelante,porque no es un camino fácil,pero ya sabes que RENDIRSE NO ES UNA OPCION,aunque muchas veces dan ganas de rendirse.Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.